224 1321 - 224 1313 - 475 1429 - 980483947
fpmod_plantillas_menuvcolaps
Información
Trastornos Alimentarios
Otros Trastornos
Testimonios
Recomendaciones
Noticias
Recomendaciones
Ustedes están siendo bombardeados por una enorme cantidad de estímulos comunicacionales, que apuntan a hacerles creer que el mundo es de los flacos. Por eso muchos de ustedes hacen lo imposible por lograr el "físico ideal" y seguramente entre tus amigas tienes a alguien que piensa y funciona así.
 
Son aquellas (o aquellos) con un peso por arriba del estándar que impone la cultura. Son los que se deprimen, se autocritican y se sienten perdedores y desvalorizados.
 
Actualmente dos complejas patologías alimentarias como la Bulimia y la Anorexia Nerviosa, se han convertido en un verdadero flagelo para la juventud de nuestro país.
 
Tu puedes ayudarlos. O ayudarte. Hablá con los mayores. Ponte en contacto con nosotros por mail y preguntá lo que creas necesario.
 
La Bulimia tiene conductas patológicas como la preocupación constante acerca de la comida. Hablan del peso, de las calorías, de las dietas, de la comida. Se dan atracones. Tienen miedo a engordar. Visitan el baño después de comer. Se provocan vómitos. Usan adelgazantes. Abusan de edulcorantes. Tienen sentimientos de culpa, odio a sí mismo, tristeza. Son severos en la autocrítica.
 
La Anorexia se caracteriza por dietas severas. Cuentan las calorías. Desmenuzan la comida en pequeñísimas porciones. Preparan comidas para terceros y se rehúsan a comerlas. Intenso temor a engordar. Exceso de gimnasia y deportes. Usan ropa muy holgada y se niegan a usar traje de baño.
 
Tienen ingestas compulsivas. Usan laxantes y diuréticos. Están irritables, inseguros, con sentimiento de culpa y tienden al aislamiento social.
 
La Anorexia Nerviosa y la Bulimia aparecen en la adolescencia. El grupo de riesgo está en la escuela. Los maestros deben interesarse en esta problemática y colaborar con la familia en la detección temprana. El rol del docente es fundamental para formar jóvenes libres de adicciones y aptos para la vida. Por tal razón es necesario que estén debidamente informados acerca de estas patologías.
 
La Alimentación en el Recreo
El recreo es la pausa que permite el descanso y la reposición de energías para continuar la actividad. Los alumnos deben ingerir alimentos adecuados que les aseguren un crecimiento normal y buen rendimiento en las actividades escolares. Si la conducta en este sentido no es la apropiada, se ha encendido la primera luz de alerta. Recordemos que la Anorexia Nerviosa y la Bulimia comienzan con una dieta.

La Actividad Física y los Deportes
La gimnasia forma parte de una vida sana. Contribuye al desarrollo armónico de nuestros jóvenes y estimular su práctica es saludable. Pero prestemos atención. La hiperactividad es uno de los síntomas de la Patología Alimentaria. Cuando el ejercicio se practica con el único fin de bajar de peso, en forma intensa y compulsiva y en sesiones prolongadas, no es beneficioso, por el contrario, reactiva la enfermedad. Cuidemos que la actividad física se realice en su justa medida.

El Perfeccionismo
Prestemos atención al alumno ejemplar. La presentación de sus trabajos, su dedicación al estudio, sus rutinas, despiertan nuestra admiración. Este tipo de personalidad, donde el perfeccionismo se manifiesta en todo momento, es característica del anoréxico. Observemos entonces ¿se muestra obsesivo con su físico? ¿se esfuerza por conseguir "el cuerpo perfecto"? ¿cómo es su alimentación y su actividad física? Descubramos a tiempo la Anorexia Nerviosa. A veces está escondida en la abanderada de la escuela.

Los Cambios de Carácter
Esta es una señal de alerta que debe ser tenida en cuenta. La agresividad, la ira, los accesos de llanto, la inestabilidad emocional y el aislamiento están presentes en la patología alimentaria. Si advertimos estos cambios, observemos también si existen otros signos que completen el cuadro de la enfermedad. Observemos a nuestro alrededor. La enfermedad está al acecho.

La Falta de Concentración
Suele ocurrir que un buen alumno baje su rendimiento y no pueda concentrarse. Seguramente algo le preocupa. Averigüemos qué pasa. La Anorexia Nerviosa y la Bulimia circunscriben a quienes las padecen, a un mundo donde sólo existe el peso, las calorías, la balanza y la dieta y no hay lugar para proyectos ni para otros intereses. Rompamos el círculo vicioso en el que transita la enfermedad.

La Vergüenza de mostrarse
La distorsión de la imagen corporal en una patología alimentaria hace que quienes la sufren, se vean "gordos", a pesar de tener una apariencia normal o bajo peso. Generalmente, por este motivo, quieren esconder el cuerpo. Se esconden debajo de ropa muy holgada, se niegan a usar traje de baño y evitan toda situación que los obligue a mostrarse. Enseñemos a los jóvenes a aceptarse y a quererse a sí mismos. 
Dirección : Av. San Borja Sur No. 304 – San Borja.
Teléfonos : 224 1321  -  224 1313   -  475 1429  -  980483947
 

 
© Abint 2013. Todos los derechos reservados.